17 dic. 2012

Epílogo


Mi faro
Lo vio y no podía creerlo. Ahí estaba, de pie frente a ella, con esa mirada celeste que la atravesaba. Le dedicó una sonrisa genuina, de esas de dientes blancos y comisuras elevadas. Y ella no pudo hacer mas que corresponderle de la misma forma.
— Ven aquí, bonita —su voz fue como un bálsamo para el alma de Nes, que dejo atrás todos los recuerdos dolorosos y corrió a enterrar su rostro en el pecho de su hombre.
Kevin le rodeo la cintura delgada con los brazos haciendo desaparecer el espacio entre sus cuerpos. Nes respiró su aroma a perfume de lavandería y elevó su mirada para no perderse ni un segundo de su rostro. Le besó las mejillas, el cuello, el pecho, por todos los lugares a los que llegaba. Estaba desbordada por la emoción de tenerlo a su lado otra vez. Nes miró de nuevo su rostro, él también la miraba acariciando mientras tanto sus caderas. Sin resistirse, tomó posesión de sus labios, disfrutando de su sabor, de su calor...
— No vuelvas a asustarme así —lo regañó ella al separarse—. Te amo.
— Yo más... —le dijo Kevin y ella pudo vislumbrar como su mirada se entristecía— No lo olvides.
— Jamás, estas aquí...
— No lo olvides y no dejes de sonreír jamás. Te amo, mi pequeña Caperucita —repitió él separándose de ella, que quedó totalmente desconcertada.

Nes se sentó en la cama. Una lágrima solitaria, que se había retrasado, recorrió su mejilla. Sabía que era un sueño desde un principio, pero era tan lindo verlo que se permitió disfrutar aunque luego doliera. Arrastró sus piernas contra su pecho y las abrazó. Como lo extrañaba. Apoyó el mentón sobre las rodillas de tal manera que su cabello rojizo formó una cortina entre ella y el mundo exterior.
De repente, sintió como abrían la barrera y le depositaban un beso en la mejilla, con dulzura, con paciencia, con cariño...
— Gracias por insistir en quedarte —abrazó a su amiga con fuerza.
— Para eso estoy —dijo Pame recostándola de nuevo en la cama y correspondiéndole al abrazo. Se quedaron en silencio por un rato, con Nes recostada sobre el hombro de ella, hasta que un berrido rompió el aire—. Madre e hija se ponen de acuerdo —soltó una carcajada que hizo que Nes sonriera.
Se desprendió del brazo de su amiga y salió de la cama. Caminó hasta la cuna blanca de mantillas verdes. En su interior la diminuta beba se retorcía por el llanto. Nes alzó a su hija, le acarició la pelusa rojiza que tenía por cabello, mientras se ubicaba en la butaca, instalada prácticamente junto a la cuna.
— Sh... Sh... Ma ya te da de comer —le canturreó sacando uno de sus pechos de dentro del pijama.
Apenas tuvo oportunidad, la niña se prendió férreamente del pezón que le ofrecía su madre. Nes se limitó a mirar a su hija alimentarse, sin poder sacarse las imágenes del sueño de la cabeza. Suspiró angustiada.
— Cuesta, lo sé —la consoló Pame desde su posición en la cama—. Pero mírala, ella te hará seguir adelante.
A Nes se le enterneció la mirada. Su hija había cerrado los ojos y volvía a dormirse sin dejar de succionar. Delineó su cuerpecito con un dedo cuidadoso y maternal. Por ella sería capaz de todo. Por esos ojos grises, empezaría por levantarse cada mañana y por ella viviría. Ella era la luz que la guiaba a través de su tormenta. Y aunque su tormenta fuera muy alta, ella era su faro.


Y bueno, este es el último pedacito de esta historia que me acompañado durante el último año... Espero que les haya gustado... Igualmente esta no es la última entrada ya sabrán de nuevo de mi...

4 comentarios:

  1. O.o que ya terminó?, no puede ser!, y Diego se va de rositas por ahí?, no va a la cárcel ni nada, después de ser un violador, acosador y asesino? Y qué pasa con Niqui?, aparece en escena en plan "ahora seré yo tu príncipe azul" y luego no lo vuelves a nombrar y no se sabe si Ness al final se queda con él o si al menos, intentará enamorarse de él... Parece como si la historia quedase a medias... sin terminar -.-

    He disfrutado mucho con la lectura de esta historia a lo largo de todo este tiempo, pero he de confesar que el final no es lo que me esperaba y que no me ha gustado como pensaba, pero bueno...

    Igualmente, gracias por compartir esta historia! bs!

    ResponderEliminar
  2. Me ha fasinado, estuve al borde de las lagrimas en los ultimos capitulos.... perdon por no haber comentado antes, pero quiero que sepas que te admiro mucho.
    Y espero que esto continue y que sigas creciendo como la gran escritora que sos <3

    ResponderEliminar
  3. Escribes muy bonito cariño ya te lo he dicho. Me quedé con ganas de matar a Diego jajaja. Bueno tu dirás si sigues, aquí estaré ya lo sabes. Un beso enorme y gracias por compartir tu talento. Besoteeee

    ResponderEliminar
  4. AHhhhhhhhhh me encanto!!!!!!!!! Ahora pienso que se merece una segunda parte!!! Me deja con ganas de saber más y con ganas de que al menos en la segunda parte Diego reciba su merecido!!! Un merecido que me deje con la boca abierta... creo que es lo que todas esperamos jajaja Amé la canción... hasta me lo imagine como los títulos de una película jaja Realmente te felicito por haberlo logrado amiga :)

    ResponderEliminar